Humaniza tu empresa parte 1 • Drop&Dot
humanizar a la marca

Humaniza tu empresa parte 1

Un tema muy recurrente con la mayoría de empresarios y emprendedores es que la imagen que tienen de sus negocios es simplemente la de una empresa; sé que suena algo obvio pero no lo será para aquellos que entienden en qué era estamos. ¿En qué era? Sí, hubo una época en dónde los seres humanos se centraban en cazar animales y recolectar; a nadie se le ocurría otra forma de sobrevivir. Poco a poco fue germinando la idea y el conocimiento para dejar de moverse para empezar a sembrar y cosechar, en lugar de perseguir el alimento. De este modo cambió todo para el ser humano primitivo, y así ha evolucionado: de culturas antiguas a reinos míticos llenos de pensamientos mágicos, pasando por los imperios, hasta dar pie a la revolución industrial, después a la era de la información, y ahora, la era en la cual estamos, la de la innovación y el emprendimiento.

Si nos enfocamos en los últimos puntos de este rápido resumen de la evolución del pensamiento humano (de la revolución industrial a la fecha), veremos que la forma en que actúa y se piensa una empresa, institución, organización y/o negocio ha cambiado demasiado y estos cambios cada vez se dan en un menor tiempo. Partiendo de esta idea, es necesario entender que las teorías de la administración clásica de Taylor y Fayol, la mercadotecnia de Kotler y la publicidad empírica ¡hoy ya no sirven! No para el contexto multigeneracional de baby boomers, generación x, millenials y centennials, o mejor dicho, en un mundo en donde coexisten estas cuatro (hay quienes afirman que hasta seis) generaciones conviviendo en el mismo tiempo y espacio. Este es un fenómeno súper interesante y si le sumamos la increíble velocidad con la que aprendemos nuevos conceptos y teorías y descartamos otras, debemos de repensar nuestros negocios y emprendimientos, nuestras instituciones y las formas en cómo se comunican y son percibidas: cómo conectan con el cliente o usuario y cómo generan verdadero valor para ellos; no solo pensar en nosotros y nuestro negocio, las ventas o lo que nosotros queremos. Hay que recordar que la actividad fundamental la aportan los clientes, nuestros colaboradores y nuestros socios, nos debemos a ellos; a nuestro público o tribu.

Generar emociones con la marca como si de una persona se tratara, hoy ya no es un diferenciador, sino un requisito para aquellos que quieren incrementar utilidades, reducir costos de adquisición de clientes, fidelizarlos y construir una imagen corporativa sólida. Por ejemplo, a nadie le gusta mandar un mensaje y que le conteste un robot. Sentimos que no nos entenderá, esperamos que diga “lo transfiero con un asesor”, en el caso de una contestadora automática, pero esa no es la solución, porque queremos hablar con otro ser humano, con alguien que entienda de emociones, a quien podamos explicarle nuestra situación y que considere nuestros miedos, ideas, proyectos, sueños etc. Una máquina contestadora o el auto responder no entenderán nuestras necesidades o problemas, porque siempre creemos que lo que nos pasa es único y un software no lo va entender (aunque con el avance tecnológico y la inteligencia artificial probablemente sí pueda, pero no te sentirás comprendido, y eso vale más que la solución en sí). Por eso, insisto, hoy las marcas exitosas son más humanas, y menos frías y corporativas.

Algunas ventajas de humanizar una marca son:

Incremento del porcentaje de utilidad. Hoy el precio ya no es el factor que decide una compra, por ello (y como consejo básico) “no vendas barato”, mejor agrega valor y vende con mayor porcentaje de utilidad; es lo óptimo para la economía de hoy, pero también es la estrategia apropiada para que puedas dar ese extra, ese valor agregado a tu cliente, no solo por cobrar más, sino para ofrecerle lo mejor. Tu marca debe ser cercana y debe entender las emociones de tus clientes o tribu.

Como ejemplo te hago dos preguntas, si ahorita quisieras vender un café preparado ¿en cuanto podrías venderlo? La respuesta debe andar entre los 12 y 30 pesos. Ahora te pregunto ¿por qué los cafés de Starbucks están a más del doble o triple que en cualquier otro lugar?

Las personas ya no buscan ahorrarse un dólar o dos, no si lo que compran tiene una conexión con sus emociones, si la marca entiende sus miedos o proyectos o si los acompaña en los momentos que la necesitan.

Fidelización de clientes y recompra. Vivimos en un mundo #HiperCompetido, es casi imposible montar un negocio y que no aperturen dos o tres exactamente de lo mismo y por el mismo rumbo. Hoy la pelea por una cuota del mercado es brutal. Por ello, la fidelización es fundamental para el éxito a largo plazo de nuestro negocio, emprendimiento o empresa. Si vendes muebles, otros pueden hacer los mismos muebles, del mismo material, con la misma calidad y los mismos diseños, pero si tú vendes algo más, por ejemplo, la experiencia de acompañar a las parejas de recién casados en la decoración de su hogar, si realmente los ayudas a tomar una decisión con consejos, asesoría profesional y personalizada, eso será muy difícil de copiar, y si lo hacen, las personas lo identificarán como algo poco original o como una copia tuya. En la actualidad las empresas deben enfocarse más en el servicio que en la venta; agrega valor a un sector específico y el resultado será que te recomendarán ampliamente con sus conocidos, y no solo eso, cuando requieran o necesiten otra vez ese producto o servicio, seguramente regresarán contigo.

Diversificación de servicios o productos. Conozco a muchas personas que esperan tener una idea millonaria o tener el negocio que los llevará al éxito, pero hoy más que nunca, el juego del emprendimiento no consiste en tener un solo negocio en el trabajarás hasta morir. Esta idea ha cambiado mucho en los últimos años. Cuando tienes una marca que la personas siguen y que conecta con ellos, puedes ofertar más productos o más servicios con esa misma marca o con una empresa o marca hermana, y la gente volverá a comprarte, volverá a confiar en ti, porque ya lo hizo una vez y ahora saben que eres confiable, que entregarás más valor del que ellos buscaban inicialmente. Frases como “el que no tranza no avanza” no pueden estar más equivocadas en el 2020.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on skype
Skype
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *